11 feb. 2015

Propuesta del día: Monstruos de Ken Dahl (Ponent Mon, 2011)


No debería suponer un problema ubicar a Ken Dahl (New Jersey, 1972) en la tradición que engloba a autores como Robert Crumb y Joe Matt, pues Monstruos (Ponent Mon, 2011), su primera obra editada en español, aborda la autobiografía desde el autoescarnio: hace de lo grotesco su bandera y se vale de la risa para abordar las posibilidades expresivas del medio. Sin embargo, nada debería hacernos pensar que ahí se acaba todo. Dahl se distancia del uso del yo como excusa para el desbarre y hace de la modulación de la ironía una propuesta que indaga en una lógica discursiva que no teme adentrarse en un ámbito tímidamente pedagógico donde la (posible) enseñanza se ha de extraer, pues proviene del desglose de una experiencia y no de un imperativo.


Se trata de un volumen con una potente carga relacional entre diversos y variados puntos de vista, una obra que abunda en establecer un juicio de valor difuso, pleno de características que inciden en la obligación de asumirlo desde diferentes y harto disímiles protocolos de lectura. Visto así, quizás el punto de vista más amplio y complejo deba intentar articular cómo es que éstas voces complejizan la ficcionalización del autor que dota al personaje central de una voz que infiere tanto en la intimidad como en aspectos más generales, en hacer del relato una fuente de numerosas lecturas donde, de la mano de lo grotesco y lo pedagógico, lo escatológico y lo sensible, se eleva la burla y el autoescarnio a niveles hilarantes. Lo curioso es que en ningún momento deja de retratar una infección progresiva de cuerpo y psique que se corresponde con el relato, articulando una noción de enfermedad que inunda cualquier aspecto de la cotidianeidad, sea éste de hábito u opinión. Un ejemplo más que estimulante de que la distancia irónica en la autobiografía permite que el pasaje del universo íntimo al común sea mucho más fértil, sobre todo cuando se recrea en sus contradicciones. 

Perfecto para un miércoles y a un precio inmejorable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario