25 jun. 2014

Propuesta del día: Tóxico de Charles Burns (Mondadori, 2011)


A lo largo de su carrera, Charles Burns ha desarrollado una serie de recursos distintivos, tanto estéticos como temáticos, que en conjunto funcionan como una invitación al lado oscuro o salvaje de la conciencia contemporánea. Elementos que permiten un brío narrativo cuya singladura estriba en dar con un nuevo punto de vista sobre lo cotidiano. Así también, y tal como hicieran David Lynch o J.G. Ballard, Burns flirtea con lo grotesco mediante personajes que deambulan con la pulsión del deseo como única directriz vital. Burns apela a la desconexión entre los personajes y el mundo y a partir de allí establece el comienzo de una historia que invita al lector a experimentar el extrañamiento de sus personajes. 

Esta es la única parte que recordaré”, reza, luego de dos viñetas en negro, la frase que abre este volumen. “El momento en que despierto y no sé donde estoy”, sigue, y vemos a NitNit, un trasunto de Tintín, que se levanta de la cama para abandonarse a un paisaje desértico y de línea clara. NitNit abre el relato, pero el verdadero protagonista es Doug, un joven narcotizado que intenta reconstruir, armado de albumes de fotos y de voluntad de memoria, la deriva que le ha llevado a estar donde está. A estar cómo está, postrado en una cama y víctima de un escaso equilibrio mental. Doug es, además de joven, un poeta cuyos versos dan forma a sus pesadillas, terreno donde todo lo vivido cobra una dimensión terrorífica aunque esté reproducida con la amenidad de la línea clara, escuela francobelga que tiene en Hergé, creador de Tintín, a uno de sus mayores exponentes. 

Ya en la portada –una versión de La estrella misteriosa, décima aventura de Tintín–, Tóxico evoca un universo infantil y desde allí conforma un paisaje onírico donde la voluntad narrativa de Burns da rienda suelta a la fragmentación y la elipsis. 

Ni idea si es una buena recomendación de miércoles, pero seguros estamos de que es una obra de lectura sugerente, por eso la proponemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario