27 jul. 2015

Propuesta del día: Pony Boy de Felipe Almendros (Glénat, 2006)



Felipe Almendros empezó su andadura editorial con Pony Boy, volumen donde explora el extrarradio y da con una concepción de la marginalidad muy afín a la cinematografía de Larry Clark o Shane Meadows. Quicir, se vale de la juventú como quién se acoge a lo inmediato y netamente contingente, no justifica un pasado ni propone un futuro mientras indaga en la concepción de la idea de clase, en qué la define y qué tipo de comportamientos limítrofes dibuja y comporta. En ese sentido, cabe destacar que se trata de una aventura de adolescentes, de jóvenes descuidados y dados al desorden. Jóvenes que prefieren los estimulantes ilegales antes que las horas sueño y que por esto de ir por la vida haciendo el tonto acaban sumergidos en la tragedia. Lo que viene a ser lo normal, vamos.
Con Pony Boy ocurren dos cosas. Por un lado, hay una intención clara de retratar un un paisaje periférico sin mayores aspavientos, desprejuiciado. Se trata de un relato que no se sostiene en la construcción de arquetipos y de instancias determinantes, sino que lo hace mediante la instauración roblemática común y silvestre, que tiene que ver con la incomodidad del adolescente, que es lo que lo lleva por el camino del exceso y de la búsqueda constante de un lugar confortable. Por el otro, aparece una búsqueda importante a la hora de entender el resto de la producción de Almendros: se trata de la inclusión de elementos que dinamicen la narración, como la aparición de diferentes pantallas que toman la forma de viñetas que, además de contar con un peso y un valor muy logrados en la página, permiten establecer una narración paralela que indaga, con otro tempo y otras características, digamos, más específicas, en la construcción de los personajes, de las circunstancias que les rodean y de aquello que no forma parte de la narración general. Y que, al mismo tiempo, por no formar parte del relato tiende a acotar su alcance, a matizarlo.
Y porque detectar ciertos matices es importante, os invitamos a catar éste volumen. Que, entre otras cosas, está a un precio inmejorable. Palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario