3 dic. 2012

Cuatro novedades más

Empezamos el día con dos novedades de autores importantísimos, dos de esos con los cuales no podríamos entender el medio tal y como lo entendemos, y la cerramos, es un decir, con dos autores que van desarrollando una estética y un saber hacer ahora, en tiempo. Real.

Pertenecientes al primer grupo son Ralf König y Jaime Hernández, ambos del nutritivo catálogo de La Cúpula. El primero llega a las librerías con El libro gordo de Konrad y Paul álbum que reune las andanzas y desventuras de Konrad y Paul, además de una encantadora pareja de dos, son el compendio de todos nuestros vicios y virtudes. El primero personifica nuestro yo ordenado, amante del buen cine, los libros, sensible al arte e interesado por la cocina. El segundo encarna nuestra parte procaz, sinvergüenza, poco dada al ejercicio intelectual, y más interesada en los placeres dionisíacos. Ambos están enamorados, cada uno del otro y un poco de sí mismo, y los dos tienen la habilidad de decirse «te quiero» dando un portazo. […] Sirviéndose de la honestidad brutal de la caricatura y con la fuerza de la mejor sátira social, Ralf König nos permite ser testigos del devenir cotidiano del dueto homosexual más descacharrante, tierno y memorable de la historia del humor. Y el segundo lo hace con El retorno de las Ti-Girls. Dios y ciencia, obra que puede entenderse como mitad novela gráfica, mitad sofisticado culebrón rendido al sentido de la maravilla que sólo la ciencia ficción puede aportar, esta irrupción de las Ti-Girls en el universo de Love & Rockets le sirve al maestro Jaime Hernandez como herramienta de precisión para hablarnos de los superpoderes que son inherentes a toda mujer por el mero hecho de serlo.


Por el otro lado, cabe destacar aquellas aquellas apuestas de De Ponent, como es el caso de Fenómeno de María Herreros, una obra que abunda en que "Todos somos bastante bizarros. Algunos sabemos escocerlo mejor, eso es todo" y que se ha de entender como una galería ilustrada de curiosidades de la naturaleza, en humanos excepcionales que convierten en don un supuesto problemón. Y luego está Carnet d'aventures de Stygryt, un pequeño álbum que apura la definición del cuaderno de viajes. Dice, por ejemplo: Una libreta de viaje es, ante todo, un libro de recuerdos, reminiscencias de lo que una vez, nos ocurrió. Leer una libreta de viaje es compartir estos momentos álgidos, asimilarlos para hacerlos nuestros y así crear nuevas historias que se transformarán, con el tiempo, en nuevos recuerdos compartidos. Una libreta de viaje es también un regalo para los amantes de los bellos libros, de los sueños sin sentidos y de los besos olvidados. 


Así, damos noticias de cuatro opciones interesantísimas para empezar la semana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario