17 dic. 2012

Tres novedades tres

La editorial De Ponent no cesa en esto de ir publicando autores más o menos difíciles, menos para todos los gustos pero con un proyecto con entidad y un buen ejemplo de ello es Sólo para moscas del gran Micharmut. Dice la contraportada: Si por un instante nuestros ojos tuvieran la proporción que ocupan el rostro de una mosca comenzarían en las cejas para acabar cerca de la comisura de los labios (labios que por otra parte, que no resistirían comparación con esa hermosa trompa peluda que hace de boca en el díptero, que chupa y no mastica, encuentra y no busca). Y sólo nos referimos al nivel visual de la estampa; porque lo verdaderamente importante, lo maravilloso en los ojos de la mosca, es su mirada. Con esta escueta y sencilla premisa: averiguar la mirada del insecto, comenzó «Sólo para Mosca» allá en el 2008, como un blog perdido en el marasmo en movimiento de las redes informáticas que nos vigilan sin tregua y nos anotan. Así fue como encasquetado con esos ojos de mosca me aventuré a la calle con la sana intención de averiguar que estaba sucediendo en esa realidad de la mosca que, contrariamente a la humana, era desapasionada y poco dada al esquema impostado que tanto nos gusta a los humanos.



Otra de las sorpresas que nos ha traído ésta semana es la reedición y restauración de Don Talarico de Jan, de la mano de Amaniaco ediciones. En este álbum es posible encontrar:  una divertida serie ambientada en en los tiempos de la Reconquista, es quizás una de las obras más valiosas de Jan y, posiblemente, también una de las menos conocidas. […] Un álbum de 48 páginas, en tapa dura, a todo color y con prólogo de Antonio Martín, que recoge uno de los primeros trabajos de Jan, anterior a la creación de su personaje más conocido: Superlópez.



Aunque nunca se ha ido, siempre podemos decir que el gran guionista Enrique Sánchez Abulí ha vuelto cuando, como en ésta ocasión, hay una nueva novedad disponible: se trata de El Albino. Aquí Enrique Sánchez Abulí, el guionista de Torpedo 1936 y posiblemente el mejor escritor de cómics español de su generación, vuelve al género negro para construir un cóctel Molotov de crimen, pasión, sexo y mala leche que haría las delicias de Jim Thompson. Compinchado con el dibujante argentino Marcelo Pérez, ambos ofrecen una obra divertida y escalofriante a un tiempo, que no tiene miedo a escarbar en los temores más profundos e inconfesables del ciudadano anónimo a partir de una premisa engañosamente lúdica e inofensiva. Publicado en Francia antes que en España, Editores de Tebeos presenta al fin El Albino en el idioma original en que fue escrito, para que podamos apreciar, una vez más, hasta qué punto el cómic puede ser, en manos de Abulí y Pérez, un arma cargada por el Diablo... o por El Albino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario