24 oct. 2014

Propuesta del día: Velocidad Moderna de Blutch (La cúpula, 2010)


Velocidad Moderna es una obra que se sostiene, sobre todo, en la sensualidad. El volumen retrata un momento preciso de la vida de Lola, bailarina en proceso de formación académica, que ha de protagonizar un relato futuro que será escrito por Renné, una escribidora que decide pasar a la alta literatura a partir de la vida de Lola, nuestra protagonista. Es Renée quien, en esto de ir registrando los avatares vitales de Lola, presencia una serie de hechos de un intenso carácter onírico donde monjas enanas, arañas, sectas de encapuchados y padres en calzoncillos vagando por fiestas multitudinarias, terminan de construir el extrañamiento que impide fijar los límites entre lo real, que es a lo que apela la contraportada, y lo que construyen las viñetas. Blutch revienta los clásicos giros de guión que contiene toda obra persuasiva que se precie porque los formula y libera desde el retrato casi perfecto de lo cotidiano, el lugar donde la línea temática del volumen comienza a dibujarse. Este registro, que exuda libertad desde el trazo hasta la planificación, pasando por los colores (a cargo de la mano de Ruby) nos permite afincarnos a un grado de plasticidad que convierte a los personajes en motores narrativos validos por sí mismos que, al tensar aún más la tensa maraña de relaciones entre lo narrado y lo expuesto o consignado.  Así las cosas, cabe decir que Velocidad Moderna una pista de aterrizaje para nuevos temblores formales. Además de una estupenda recomendación de miércoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario