25 may. 2013

Dos gigantes

Sigue la re-edición del material que Moebius publicara en la versión americana de Metal Hurlant, convenientemente coloreada (y, todo sea dicho, maquinalmente rotulada).




En las décadas de 1970 y 1980 Moebius revolucionó el mundo del cómic. Sus historias de ciencia ficción surrealista y sus carismáticos personajes han influido a generaciones enteras de nuevos creadores. Métal Hurlant , la mítica revista francesa de la que fue también fundador, fue la plataforma de difusión de esta nueva forma de entender el noveno arte. Su influencia llegó hasta Estados Unidos, donde el trabajo de Moebius se publicó en color. 
Esta nueva colección recopila esas ediciones coloreadas, algunas inéditas hasta la fecha en nuestro país. 
Este tomo contiene todas las historias del genial universo de El Garaje Hermético que se publicaron en la revista Métal Hurlant entre 1976 y 1980

Y la impecable labor de Don Fulgencio Pimentel sigue adelante. Esta vez, con otro gran maestro: Jaime Hernández.


Rocky de Jaime Hernández

Rocky se aburre mortalmente y ya se sabe: cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo. Para escapar del tedio, ella y su cobardica y poco resolutivo robot Patoso descienden en barca por el río como Huckleberry Finn, o viajan a los confines del universo a través de un agujero cósmico en el patio trasero de casa. Por supuesto, no harán otra cosa que meterse en problemas, pero para Rocky cada una de estas incursiones en terreno desconocido tiene la dimensión gozosa y alocada del periplo aventurero. En las páginas de Rocky, aparecidas originalmente entre 1983 y 1986 en la legendaria revista Love & Rockets, y publicadas ahora por primera vez de forma independiente para esta edición española, Jaime Hernandez (Oxnard, 1959) combina la ciencia ficción pulp con la comedia adolescente para ofrecernos las peripecias frenéticas, absurdas y emocionantes de un personaje olvidado y sin embargo redondo. Al igual que la protagonista de estos fantásticos episodios, Hernandez se enfrentó al cómic y a la vida con el mismo espíritu “do it yourself” que acabó definiendo su época, derrochando el ímpetu de un talento desbocado que con los años se iría refinando –especialmente en su serie Locas– y que aquí, en su juvenil y desenfadada arrogancia, se nos muestra en su momento más libre, extático y vital.



No hay comentarios:

Publicar un comentario