24 jul. 2013

Una novedad como dios manda

Que la labor editorial de Don Fulgencio Pimentel es de una frescura importante, tanto por las cosas que pone en circulación como por lo cuidado del objeto que produce, no es ninguna novedad. De hecho, al decirlo parece más una obviedad que otra cosa. El caso es que resulta pertinente recordarlo para festinar el hecho de que una nueva joyita de su catálogo ya esté disponible, que ya podemos sumergirnos entre sus páginas.



de Sammy Harkham

Considerado mejor cómic del año por medios tan poco sospechosos de alternativos como Los Angeles Times, “Todo y nada” recoge la nómina completa de las historias cortas y autoconclusivas de su autor, incluyendo casi un 20% de páginas inéditas con respecto a la edición original norteamericana. El estilo clásico de Harkham es a la vez preciso y elocuente, capaz de condensar grandes dosis de emoción e información en solo unos pocos diálogos y viñetas llenos de matices. En el centro del libro, entre sátiras universitarias, relatos de terror gótico y esbozos policíacos, tres historias que se desarrollan en marcos muy dispares centran la atención del lector: A partir de un relato de Maupassant, “Pobre marinero” (repaginada para la ocasión por Harkham en solo 10 páginas) recoge el mito del hombre que se echa a la mar; en “Luvabitch, Ucrania, 1876″ el autor se sitúa a sí mismo en el epicentro del judaísmo jasídico para narrar un episodio rural; por último, “Somersaulting” es un abúlico romance de verano protagonizado por dos adolescentes en la Australia meridional. Junto a estos relatos, multitud de historietas cortas protagonizadas directa o tangencialmente por Napoleón, John Merrick, firmas del New Yorker y nombres esenciales del cómic USA como Chris Oliveros, Tom Devlin, Kevin Huizenga, C.F. o Gary Panter. En conjunto, el libro confirma por fin el lugar privilegiado de Hakham entre los mejores narradores de su generación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario