9 dic. 2013

El testimonio

Habría que preguntarse si viene a cuento, por el tema de las fechas, si vale la pena recomendar obras que más que invitarnos a pasar un buen rato nos llevan a pensar y poner en crisis aquello que nos circunda. Ante esto tenemos opiniones muy variopintas, algunas complejas y otras ciertamente incompletas, pero antes que aburriros conviene recomendar dos obras enormes.

de Jacques Tardi

UN CUIDADO TOMO QUE MUESTRA TODAS LA PENURIAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

Después de La Guerra de las Trincheras y ¡Puta Guerra! , Tardi regresa a su género favorito, el bélico, histórico y documental, con un relato real y sobrecogedor: la historia de su padre, René Tardi , como prisionero durante la Segunda Guerra Mundial en el campo de concentración Stalag IIB. En este magnífico cómic, Tardi reconstruye las vivencias de su padre en este campamento de prisioneros nazi a través de sus anotaciones y cuadernos de dibujo, para ayudarnos a comprender la humillación que supuso para toda aquella generación de franceses caer vencidos y ser capturados por los alemanes.

LA HISTORIA REAL DEL PADRE DE TARDI DURANTE LA 2ª GUERRA MUNDIAL

de Paco Roca

Los republicanos españoles que liberaron París de los nazis Paco Roca ha escrito con Los surcos del azar “un libro necesario que va más allá de estar formidablemente dibujado y dotado de una capacidad narrativa apabullante”, asegura el escritor Javier Pérez Andújar A través de los recuerdos de Miguel Ruiz, republicano español exiliado en Francia, Paco Roca reconstruye la historia de La Nueve, una compañía a las órdenes del capitán Dronne integrada en la segunda división blindada del general Leclerc, y formada mayoritariamente por republicanos españoles. Una historia apasionante y olvidada sobre la contribución española en la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los hombres que componían La Nueve tenían menos de 20 años cuando en 1936 cogieron las armas por primera vez para defender la República española. Ninguno sabía entonces que los supervivientes ya no las abandonarían hasta ocho años después, y que en la noche del 24 de agosto de 1944 serían los primeros en entrar en París. Los carros de combate llevaban, en el morro, nombres sorprendentes: Madrid, Don Quichotte, Guadalajara, Ebro o Guernica. Los soldados se apellidaban Granell, Campos, Fábregas, Royo, Pujol... Ellos encabezarán el desfile de la victoria del día 26 por los Campos Elíseos. Sin embargo, no lograrán su máxima meta de ver España libre del franquismo. Para el escritor Javier Pérez Andújar “Los surcos del azar va más allá de estar formidablemente dibujado y dotado de una capacidad narrativa apabullante. Paco Roca lo ha transcendido. Ha escrito un libro necesario, y no sólo por lo que tiene de recuperación de nuestra memoria histórica. Eso también lo ha transcendido. Es necesario porque nos ofrece algo en que creer; nos ofrece nuestra parte de la historia que nos arrebataron, que hemos perdido preocupándonos de un día a día alienante. Su libro nos devuelve a nosotros mismos”. El autor de Paseos con mi madre siente que “cuando echaron a aquella gente de España nos echaron a todos los que íbamos a descender de ellos. Y por eso vivimos todos en un país, en un mundo que no nos gusta. Muchas gracias, Paco, por devolverme al país al que pertenezco”.
El exilio más cruel es siempre el de aquellos que no tienen ningún sitio al que regresar. Para estos hombres y mujeres, Paco Roca ha fabricado un hogar de recuerdos y justicia tardía, un libro que es como los viejos ideales: no bastan, pero hay que llevarlos a término”.
— Alfonso Zapico.
Premio Nacional del Cómic 2012 con Dublinés

Los surcos del azar traza la odisea de los republicanos que prosiguieron su combate contra el fascismo lejos de su tierra, en el exilio. Del puerto de Alicante a la guerra en el desierto y a la entrada en París con la división Leclerc, un recuento de derrotas y victorias, de penurias, esperanzas y desengaños, desplegado con la maestría narrativa de Paco Roca”.
— Juan Manuel Díaz de Guereñu.
Catedrático de Comunicación y ensayista



No hay comentarios:

Publicar un comentario