14 mar. 2014

Qué mejor manera de empezar el descanso...

A Guy Delisle, como a todos los autores importantes, se le reconoce, además de por su estilo, por el punto de vista que sostiene a sus historias, el lugar desde se ubica para construir un relato. Este segundo volumen viene, un poco, a tratar sobre ello de manera reflexiva. Y, mejor que mejor, desde la risa.
Guía del mal padre 02
de Guy Delisle


Ensañarse con su hijo para ganarle en un videojuego, soltarle el sermón a su hija por haberle ganado al escondite o, peor aún, inventarse una historia de psicópata asesino a la hora de acostarse... ¿Guy Delisle, autor de obras como Shenzhen, Pyongyang, Crónicas birmanas y Crónicas de Jerusalén, un mal padre? No, simplemente un autor de historietas que busca las ideas allí donde se encuentran y las adereza con un agudo sentido de la observación y una gran capacidad para reírse de sí mismo.

Guy Delisle juega con nuestro sentimiento de culpa y se adjudica, para mayor disfrute de sus lectores, el papel de padre irresponsable y canalla. Delisle se divierte pervirtiendo el imaginario infantil y actúa como un adulto mezquino ante sus hijos sin prestar atención a las consecuencias de su proceder y del contenido de las historias que les cuenta.


«Después de varios cómics imprescindibles sobre sus experiencias internacionales, Delisle se suelta con una obra que provoca muchas risas de complicidad (...). Si el resultado es éste, que continúe siendo mal padre hasta que sus hijos crezcan.»
Joan S. Luna, Mondosonoro

No hay comentarios:

Publicar un comentario