16 may. 2015

Reseña: Ichi The Killer


Jii-san, es el cerebro de una banda que planea matar al líder de un grupo yakuza, Anjou, y robarle su dinero. Para ello utilizará a Ichi.
Ichi es un asesino despiadado y brutal. Su manera de matar es salvaje y Jii-san es el único que conoce su cara.
A medida que avance la historia, iremos descubriendo detalles de la vida de Ichi, qué hace en sus ratos libres y qué le llevó a ser el asesino que es ahora. Descubriremos qué tiene planeado Jii-san, ya que sus planes van más allá de disfrutar del dinero conseguido con este golpe. Y conoceremos a Kakihara.
Kakihara es el jefe del grupo yakuza que lideraba Anjou. Es un asesino masoquista que está dispuesto a averiguar lo que ha pasado realmente con su líder, quién es el culpable y hacérselo pagar.
Las piezas se ponen en marcha desde las primeras páginas y todo parece indicar, que el camino que recorrerán Ichi y Kakihara antes de su encuentro final, estará adornado por litros de sangre.


Un thriller oscuro, con protagonistas retorcidos y salvajes, ambientado en el Japón de los 90, el manga comenzó a publicarse en el 98, una época en que los mangas sobre yakuzas estaban a la orden del día, Hideo Yamamoto supo darle a su obra un toque personal, más (igual ya he utilizado esta palabra) BRUTAL.

Si tienes el estómago necesario para soportarlo y alguna de las palabras del párrafo anterior (thriller, yakuzas, retorcidos o salvajes) te ha llamado la atención, Ichi The Killer es para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario