7 ago. 2015

Cada vez que nos preguntan por la dirección de un museo...

... pensamos seriamente en recomendarles esta pequeña maravilla de Alvarez Rabo.


(COMPENDIO ANALITICO GLISCROMORFO ARTE)

Si Marcelo del Campo (Marcel Duchamp) con su escultura-urinario titulada Fuente se meó encima del arte de su época, ahora Alvarez Rabo con este ensayo gráfico anartístico realiza otra necesidad fisiológica, de mayor densidad, encima del mundo del arte que le ha tocado soportar. Alvarez Rabo disecciona con alegría a todos los que forman parte del mundo del arte y las relaciones que se establecen entre ellos: artistas mediocres, mezquinos e incomprensibles que dan más ganas de asesinar que de criticar; obras de arte ridículas y, gracias a Dios, invendibles; galeristas que, como decía Flaubert, serían capaces de pagar por venderse ; coleccionistas que por ir de listos hacen el tonto comprando patochadas; políticos ineptos y analfabetos que miran el arte moderno como las vacas miran a un "aipad"; críticos de arte listones y prepotentes con mucha información y poco conocimiento; "curaitors" que parecen implorar a gritos ser empalados; aficionados al arte que comprarían antes una moto acuática que un mísero cuadrito; comisarias antipáticas, déspotas y con menos empatía que Goebbels... A partir de su lectura podrán ir a una exposición de arte contemporáneo y en vez de decir con temblorosa y tímida voz en bajo: yooo . es que no entiendo de arte podrán gritar sin cortarse un pelo: Vaya puta mierda!

No hay comentarios:

Publicar un comentario