29 jun. 2016

PROVIDENCE 1: "El miedo que acecha" de Alan Moore y Jacen Burrows





Recomendación del día: "PROVIDENCE 1: El miedo que acecha" de Alan Moore y Jacen Burrows.

"Alan Moore, el genio detrás de la deconstrucción del superhéroe, regresa a los mundos de H. P. Lovecraft, en una nueva obra maestra que se puede leer tanto como precuela como secuela de Neonomicon. Bienvenido al Watchmen del terror."

Fuente: paninicomics.es

A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

20 jun. 2016

"VIP" de Felipe Almendros




Recomendación del día que no te dejará indiferente: "VIP" de Felipe Almendros
Hilarante y excéntrico cómic que incluye CD con canciones y unas gafas 3D!!! Qué más puedes pedir.

Booktrailer

"Cuando a Felipe le sale un trabajo de cartero en Barcelona, tiene que dejar el barrio y mudarse a la zona alta. Se aloja en una habitación extrañamente barata, en el nocturnamente extraño club VIP.

Las rutas de reparto diurnas le hacen ver que en el fondo de su alma late una pulsión imparable. Quizá su destino como autor de cómic había empezado a trazarse, pero es como si una onda cósmica lo empujara ahora a convertirse en un icono musical. A veces, las ondas cósmicas vienen sin manual de instrucciones."

Fuente: Megustaleer

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

16 jun. 2016

"PROMETHEA" de Alan Moore y J. H. Williams III



Por fin tras largo tiempo agotado, ECC nos trae esta nueva edición de PROMETHEA. Obra imprescindible de Alan Moore y J. H. Williams III.

"Alan Moore y J. H. Williams III nos invita a acompañar a Sophie Bangs en su descubrimiento del reino de la imaginación, y en su proceso de conversión en la heroína mística que da título a esta obra. Originalmente serializada en 32 entregas, esta nueva edición estará integrada por tres tomos."

Fuente: ECC

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

8 jun. 2016

"EL ALA ROTA" DE ANTONIO ALTARRIBA Y KIM


El ala rota‘ (Norma Editorial) es una novela gráfica soberbia. Siendo sus autores Antonio Altarriba y Kim, eso se da casi por supuesto. Pero, como ocurría con ‘El arte de volar’, esta obra es mucho más. Muchísimo más. A través del relato de Petra, ‘El ala rota’ ilumina la vida de toda una generación de mujeres, la de la posguerra, cuyo único rol social aceptado fue el de servir. Servir fuera de casa, para otros con más posibles y pretensiones, y servir dentro de casa, para los hombres de la familia. Y aún así, en un devenir lleno de sufrimientos y sacrificios, supieron crear su propio espacio y ser felices a su manera. Altarriba y Kim nos enseñan a leer a nuestras abuelas y madres.

Explica el propio Altarriba que ‘El ala rota’ nace de la constatación de la injusticia que había cometido en ‘El arte de volar’: “La figura de mi madre no merecía el tratamiento que le daba en el cómic, contrapunto beato y frígido de la trayectoria épico-rebelde-trágica de mi padre. Se diría que sólo estaba ahí para realzarle a él. Y ella era en sí misma (y también lo fue para mí) mucho más que eso”. La historia de su madre sin duda merecía esta reparación.

Nacida en la desgracia e inválida para toda la vida, Petra se cría en un entorno hostil, la nada bucólica España rural de principios del siglo XX. Allí será educada -quizás no es la palabra adecuada- para suplir el espacio que ha dejado su difunta madre, hasta el punto de que es la encargada de cuidar a su padre inválido cuando el resto de hijos abandonan el hogar. Tarea que hace de forma callada y sin esperar nada a cambio, solo buscando consuelo en la religión. De servir en casa a servir para otros. Petra entra al servicio de la familia del Capitán General de Zaragoza, Juan Bautista Sánchez, una un verso libre del Franquismo. En esta época conoce a Antonio Altarriba padre, el hombre que la llevará a altar… Y junto al que estará 35 años de luces y sombras, hasta que cada uno vaya a acabar sus días a una residencia distinta, por decisión propia.

Antonio Altarriba da voz a Petra, su madre, una mujer con una trayectoria llena de hitos remarcables a los que ella misma no dio la mayor importancia, bien por no considerarlos importantes, bien por discreción. La lectura de ‘El ala rota’, el discurrir de sus páginas, golpea: ¿Hemos escuchado, hemos preguntado, nos hemos si quiera interesado por la historia de las mujeres de esta generación? Uno tiene la sensación de que, como le ocurrió a Altarriba, la épica de los hombres que lucharon en la Guerra Civil, un relato que muchos de ellos no escatimaron, ha eclipsado la memoria de unas mujeres que, en otro plano y con las armas que tuvieron a su alcance, también lucharon por tener una vida digna. ‘El ala rota’ invita a revisar esta imagen conmiserativa y darles el protagonismo que merecen.

Al igual que ocurriera en ‘El arte de volar’ -con el que forma un díptico fundamental- ‘El ala rota’ ilustra la historia y sociedad españolas del siglo XX. La dura y amarga vida en España rural, la importancia de la religión como asidero y colchón, la fragilidad del tejido familiar cuando señorea la pobreza, las miserias de los vencidos y el advenimiento de los ‘nuevos ricos’ del Régimen, la forma de entender el matrimonio, el trato que damos a los mayores… ‘El ala rota’ invita a la reflexión en torno a decenas de temas, incluso apenas una viñeta puede suscitar el análisis y la interpretación. Sus lecturas serán muchas, y de largo recorrido.

Kim está sencillamente excepcional. Ha trabajado en este libro con absoluta dedicación, y probablemente firma aquí el mejor trabajo de su carrera como dibujante. En cada detalle, hasta en la la esquina más perdida de una viñeta, se deja entrever la titánica labor de documentación que ha llevado a cabo. Casi se diría que Kim estuvo allí. Y sin embargo, la lectura fluye con tanta naturalidad que uno solo es consciente de ello cuando cierra las tapas. Las 256 páginas de ‘El ala rota’ vuelan.

‘El ala rota’ es otra obra maestra de Antonio Altarriba, de nuevo con Kim. Pocas veces la calificación de un cómic “necesario” tuvo tanto sentido.

Fuente: Viñetario

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

3 jun. 2016

"LA INDUSTRIA DE LOS SUEÑOS" DE PACO ALCÁZAR



Desde 2007, Paco Alcázar viene realizando para la revista Cinemanía una serie de viñetas centradas en el mundo del cine —claro; publicándose en Cinemanía lo raro sería que se centraran en la gastronomía— que ahora podemos disfrutar gracias a la excelente edición de ¡Caramba!, que lleva el título de La industria de los sueños.
 
A través de las ciento cincuenta viñetas que incluye la recopilación, Alcázar habla de películas, de sus directores y actores, del público… Lo hace a través de series recurrentes que le permiten mantener mucha variedad y a la vez dotar de unos hilos conductores a sus viñetas a través de cada entrega —en Cinemanía se publicaban tres por revista—. Las ideas que impulsan esas miniseries son tan imaginativas que casi valen la pena por sí solas. “Sólo es una sugerencia” parte de un hecho real y establece una analogía loca para plantear una pregunta que la propia viñeta responde. “¡Misterio!” plantea fenómenos más o menos inexplicables. “Acongojante” presenta noticias reales absurdas o sorprendentes, como por ejemplo que Stallone quiera hacer una adaptación de la vida de Edgar Allan Poe. Sin duda, las dos más originales, en las que se nota más el tono típico de los cómics de Alcázar, son “Dime qué comes y te diré cómo diriges”, donde diferentes directores piden de comer en un restaurante en función de su forma de dirigir, y sobre todo “¿Cómo hubiera sido…?”, la más abundante, y que plantea delirantes combinaciones entre películas y directores para dibujar cuál habría sido el resultado, y así, podemos ver las enormes posibilidades comerciales que habría tenido Cars si la hubiese dirigido Isabel Coixet o mi viñeta favorita de todo el tebeo, cómo sería South Park dirigida por Frank Miller.

El humor de La industria de los sueños es, cosa lógica dada la publicación en la que aparecieron las viñetas originalmente, bastante menos bruto y retorcido que el de otras obras de Paco Alcázar como Silvio José o las incluidas en El manual de mi mente. Pero la diferencia sirve para demostrar que el autor puede y sabe cambiar de registro y al mismo tiempo seguir siendo él: en las viñetas su mano es perfectamente reconocible, y no sólo por el dibujo, obvio, si no también por las situaciones que se plantean, donde se asoma esa mala leche y esa óptica deformada de la realidad tan propias de Alcázar.
 
Pero también sirve La industria de los sueños para que Alcázar demuestre que puede adaptarse al formato de viñeta única, quizás lo más complicado para un dibujante humorístico. Dar en el clavo en un espacio tan reducido, plantear una situación completa, una historia, en una sola viñeta, es más difícil de lo que parece. Alcázar se ha centrado normalmente en historietas de una página o más, donde el ritmo es totalmente distinto, pero entiende que los mecanismos aquí deben ser otros. Quizás por eso la reacción del lector va a ser diferente: yo, que normalmente no me río a carcajadas leyendo otras obras suyas —me provocan más bien una sensación cercana a la alucinación—, con La industria de los sueños me he partido por la mitad de la risa. Y en público, como debe ser.
 
Un tebeo para releer una y otra vez, al derecho, al revés, a saltos o como se quiera. La inclusión de un completo índice de directores, actores, películas, personajes y conceptos en general es todo un acierto, porque permite recuperar rápidamente una viñeta cualquiera sin hojear el cómic, como si se tratara de una nube de tags en un blog. La única pega que puede ponérsele a La industria de los sueños es que requiere del lector que tenga ciertos conocimientos generales de cine para pillar la gracia de los chistes, pero por supuesto no hace falta ser un experto, simplemente un espectador medio. Aunque yo disto bastante de ser ni siquiera un espectador medio y ya digo, me he partido. Otro triunfo para apuntar en la lista, cada vez más jugosa, de ¡Caramba!

Fuente: Entre Cómics

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

1 jun. 2016

COMICART 2016

Aquí os dejamos la información y programación del CaricArt 2016 con un montón de exposciones interesantes sobre cómic nacional :D